El confucianismo como sistema de pensamiento parte de una especial visión del mundo. Para la Escuela de los Letrados el universo es un todo del que el hombre y la sociedad humana no son más que una parte. No se discute el ser de este todo porque la escuela antigua se aleja voluntariamente de las disquisiciones ontológicas y metafísicas, se parte simplemente de este postulado que, en líneas generales, es el mismo de todas las escuelas filosóficas del período en China. En lo que el confucianismo difiere de las demás corrientes es en las soluciones prácticas que da a los problemas de la existencia individual y social. Para los confucianos, como para la mayor parte de sus contemporáneos, el cosmos es una armoniosa máquina que regula los ciclos de las estaciones, la vida vegetal, la animal y la humana. Este orden armónico está preestablecido, por lo que todo intento de alterarlo producirá graves trastornos. Los confucianos no llegan tan lejos como la Escuela del Yin y del Yang en su mecanicismo, pero, puesto que el hombre es también una parte del cosmos, su comportamiento afecta a la totalidad. Un ejemplo que aparece reiteradamente en la presente obra es el del mal gobernante que causa con su conducta la ruina de un pueblo o de muchos al romper la armonía. Orden interno y externo están estrechamente relacionados y acaban por ser una y la misma cosa.

* Fragmento tomado de la Intorducción.

 

Los cuatro libros de Confucio

$2.640
Los cuatro libros de Confucio $2.640
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Falena Charlone 201, Chacarita, Buenos Aires

    Gratis

El confucianismo como sistema de pensamiento parte de una especial visión del mundo. Para la Escuela de los Letrados el universo es un todo del que el hombre y la sociedad humana no son más que una parte. No se discute el ser de este todo porque la escuela antigua se aleja voluntariamente de las disquisiciones ontológicas y metafísicas, se parte simplemente de este postulado que, en líneas generales, es el mismo de todas las escuelas filosóficas del período en China. En lo que el confucianismo difiere de las demás corrientes es en las soluciones prácticas que da a los problemas de la existencia individual y social. Para los confucianos, como para la mayor parte de sus contemporáneos, el cosmos es una armoniosa máquina que regula los ciclos de las estaciones, la vida vegetal, la animal y la humana. Este orden armónico está preestablecido, por lo que todo intento de alterarlo producirá graves trastornos. Los confucianos no llegan tan lejos como la Escuela del Yin y del Yang en su mecanicismo, pero, puesto que el hombre es también una parte del cosmos, su comportamiento afecta a la totalidad. Un ejemplo que aparece reiteradamente en la presente obra es el del mal gobernante que causa con su conducta la ruina de un pueblo o de muchos al romper la armonía. Orden interno y externo están estrechamente relacionados y acaban por ser una y la misma cosa.

* Fragmento tomado de la Intorducción.